Ataques de pánico una realidad latente

En el 2016, el Festival de cine de Toronto, se volvió noticia debido a una película llamada RAW (que trata sobre el delicado tema del canibalismo), misma que causó desmayos durante su proyección debido a que varios asistentes sufrieron ataques de ansiedad que los llevaron a perder el conocimiento.

 

¿Acaso una película puede provocar tales reacciones? Por supuesto, y no solamente una película sino la misma vida diaria;  en este caso, es altamente probable que los asistentes sufrieran un trastorno previamente no identificado de manera profesional y la película fue el detonante que provocó tal situación..

 

Es necesario saber que los ataques de pánico, se deben a un trastorno por ansiedad, se caracterizan por un estado de angustia intensa, que aparece repentinamente de forma masiva e inesperada y que desafortunadamente, son recurrentes; es muy común que las personas que lo sufren suelen asociarlos con miedo y con la sensación de que algo terrible va a pasar.

 

Las personas que sufren de este trastorno, presentan por lo menos 4 de los siguientes síntomas, los cuales aparecen de forma súbita y alcanzan su pico máximo en pocos minutos.

 

  • Taquicardia.

  • Sudoración.

  • Temblores o sacudidas.

  • Sensación de no poder respirar.

  • Sensación de ahogo o falta de aliento.

  • Opresión o malestar en el pecho.

  • Náuseas o molestias abdominales.

  • Inestabilidad, mareo o desmayos.

  • Desrealización (sensación de estar como en una película u obra de teatro: “estoy pero no estoy”) o despersonalización (sentir que estoy separado de mí mismo).

  • Miedo a perder el control o volverse loco.

  • Miedo a morir.

  • Parestesias (entumecimiento u hormigueo).

  • Escalofríos o sofocos.

 

 

 

¿Son comunes los ataques de pánico?

 

Del 10% al 35% de los adultos han experimentado un ataque de pánico por lo menos una vez en su vida. Y entre el 2% y el 6% de la población los padece de forma tal que afectan su vida.  

 

La persona suele vivirlos de forma tan intensa y tormentosa que cree que duran horas, pero usualmente duran en promedio entre 10 a 30 minutos de principio a fin. ¡Si! ¡Parecen eternos!

 

 

¿Cómo suelen pensar las personas que sufren ataques de pánico?

 

“Me estoy volviendo loco”. “Estoy teniendo un ataque cardíaco”. “Voy a morir”. “Voy a perder el control, me voy a desmayar”.

Nada de esto es real, pero para la persona es terrible y lo cree, con lo cual se intensifica o prolonga el ataque de pánico. Todo lo anterior hace que la persona pueda tener una depresión, ya que existen estudios que indican que el 30 % de las personas que tienen ataques de pánico también sufren depresión.

 

 

¿Se pueden eliminar o controlar?

 

Recuerde que todo en este mundo tiene solución. Si al momento de leer este artículo, usted notó que tiene varios síntomas, lo primero que tiene que hacer es consultar a un especialista, que le pueda brindar un diagnóstico correcto.  


No crea que todo es malo, al contrario de lo que usted pueda pensar, hay buenas noticias. Los ataques de pánico se eliminan con el tratamiento adecuado, en México sin Distress by Liz Basañez le podemos ayudar con un tratamiento que pueda incluir psicofármacos y con la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) para que usted pueda vivir plenamente su vida.